boton

martes, 22 de abril de 2014

Las primeras aldabas en la Edad Media consistían en martillitos suspendidos de las hojas de las puertas por la parte exterior. 
La forma más típica y más antigua es la de argolla o aro,
 de hierro en las más antiguas, generalmente unida a una cabeza de bronce
Se golpeaba con ellas sobre una cabeza de clavo bastante gorda. 
Estas aldabas servían además como tiradores y en las puertas de algunas iglesias eran un signo de asilo que se requería asiéndose de dicha anilla.





En España se conservan todavía muchas puertas de iglesias y de casas señoriales con notabilísimos ejemplos de aldabas y aldabones, muchos de ellos de valor artístico.
 La forma más antigua y también más usual fue la de argolla suspendida bien de una anilla o bien de una cabeza de león o grifo que se destaca en el centro de una placa circular o en el vértice de un cono cuya base está sobre la puerta. 
La argolla suele estar facetada de cuatro caras adornadas con labor lineal grabada que se repite generalmente en el disco. Se descubre en todos los caracteres de estos aldabones una influencia del arte árabe.






Isabela

4 comentarios:

Pedro Garcia dijo...

Perdona que entre así en tu blog, si tiene tiempo pasa unos día en Teruel, verás auténticas maravillas de aldabas y tiradores. Un saludo Pedro

Bird-Joss dijo...

Entrada muy original, muy ocurrente e interesante... me gusta mucho la última foto... pero son todas muy guapas... los procesados muy bien.

Un abrazote

Isabela dijo...

Gracias Pedro, si paso por Teruel iré a ver las Aldabas y tiradores que me dices. Saludos

Isabela dijo...

Gracias Bird , saludos