boton

sábado, 8 de febrero de 2014



El bosque de A Fervenza se ubica en el curso alto del río Miño, justo en el tramo inmediato a la desembocadura del río Neira en el Miño, dentro de la zona núcleo de la Reserva de la Biosfera Terras do Miño, primera creada en Galicia (2.002).

Nada más llegar fuimos recibidos por tres perros que no se separaron de nosotros en casi todo el trayecto , haciendo a veces de guía entre toda la espesura de este bosque maravilloso.


En 1.996 la sociedad Casagrandedafervenza, S. L. adquiere parte del espacio natural de A Fervenza (O Corgo, Lugo), en concreto una propiedad de 18 hectáreas, compuesto de grandes extensiones de bosque caducifolio autóctono, así como una isla fluvial. Rodean a esta propiedad importantes extensiones de fragas del espacio natural.


Relevancia ecológica del bosque

El espacio está conformado por grandes extensiones de bosques autóctonos ribereños, de gran edad y porte, entre otras especies autóctonas ligadas al medio acuático, como el fresno y el sauce.

El espacio constituye uno de los mejores ejemplos de bosques primarios ligados al río de todo el NO peninsular y de Europa, y su geomorfología le confiere además una plasticidad y belleza únicas.


















Entre carballos y castaños







Vuelo en "V" de cormoranes







Lagunas del interior del bosque de A Fervenza

Su principal característica, además de los importantes bosques autóctonos que posee -y la existencia de pies de muy avanzada edad-, radica en las periódicas entradas en su interior del río Miño en las inundaciones ordina
rias.
 Estas inundaciones ordinarias son la causa de la existencia en el espacio de numerosos enclaves que conforman paisajes únicos en Galicia y en todo el Estado, con riesgo inminente de desaparición, formados por lagunas y charcas en el interior de las "carballeiras", lagunas creadas por la erosión de las inundaciones a lo largo de los años.

La existencia de estas singulares lagunas al pie de enormes ejemplares de roble, en el interior del bosque, le confiere un excepcional valor ecológico y paisajístico al espacio natural.





Robles de más de 200 años de edad al pie del río Miño.

Aún hoy se "peina" la carballeira para recoger la hoja y preparar abono con la misma.





Primera amenaza. Década de los años 50

En los años 50, con la construcción del embalse de Os Peares (Portomarín), el bosque de A Fervenza sufrió su primera amenaza de desaparición.

 Segunda amenaza. Talas llevadas a cabo por el anterior propietario. Década de los 60

En los años 60 el último morador de la Casa Grande da Fervenza, propietario del bosque, fallece intestado y sus sucesores venden a un foráneo toda la propiedad. Carente de sensibilidad ecológica, este propietario efectúa severas talas, que afortunadamente no abarcaron la totalidad del bosque, salvándose numerosas áreas con pies de gran longevidad; transcurridos ya casi 50 años, la parte del bosque talado se ha recuperado de forma natural, al no haber sido eliminados los tocones y resugir por tanto de forma espontánea.


Tercera amenaza. Un gran incendio se inicia en el bosque y se extiende a una vasta extensión adyacente. Década de los 80.

En el viejo castaño de la casa todavía se observa la huella, en su viejo tronco, del severísimo incendio que asoló el bosque. Sin duda a ello contribuyó el abandono durante más de 20 años de la propiedad, que no tuvo morador durante esa época.
Afortunadamente, el bosque autóctono de inundación no sufrió daño alguno, por sus especiales características de humedad y situación.
El bosque de ladera de roble, que sufrió el incendio, sobrevivió a este incendio, y hoy es un ejemplo de la resistencia de las especies autóctonas de Galicia al fuego. Todavía se observan restos calcinados de roble en el bosque, en medio de grandes ejemplares de roble perfectamente recuperados y vigorosos.




5 comentarios:

Chus Villamar Riobó dijo...

Un bosque encantado, donde los sueños se hacen realidad, me gustaría volver cuando cesen las lluvias y asome la primavera.

ANRAFERA dijo...

Gracias Isabela por acercarnos este precioso lugar a través de tus "impecables" fotografías e interesante información.
Me gustan cada una de ellas, detallistas y vistosas tonalidades.
Un abrazo y buen Domingo.
Ramón
P.D.: Espero y deseo que se mantengan estos bosques y libren de estas amenazas...y lo cuidemos!

Bird-Joss dijo...

Estoy impresionado con tu trabajo y este magnifico bosque, lo que me llama mucho la atención es esas lagunas que se crean... los robles, la niebla de las primeras fotos, que para mi es fundamental, puesto que desprende mucho juego para recrearse en la belleza del bosque, ese halo de misterio que impregna su entorno.... y también me ha gustado los perritos, que simpaticos, y que buena gente por dios.... buenos compañeros de viaje. En general me resulta un reportaje de mucho nivel, con bonitas fotos y unas explicaciones muy veraces... la pena?.. lo de siempre, los 4 que les da por quemar bosques para a saber que. Una verdadera lástima.

Un abrazote y mi enhorabuena por esta fabulosa entrada.

Gumer Paz dijo...

Qué maravilla Isabela. Son unas fotos magníficas muy bien expuestas y con unos tonos naturales espectaculares. Se nota que conoces muy bien la zona; no solo eso, sino que la quieres.
Felicidades!
Un beso

Irene Vila dijo...

Me he quedado flipando, ¡preciosas imágenes! :O
Un beso!


www.cienciadeti.com